Giorgeta y cómo generar ilusión en tiempos de pandemia

Y llegó el coronavirus, de momento para quedarse. Al principio nos paralizó, nos desconcertó, nos sacudió fuerte como nunca hubiéramos podido imaginar. Así fue también en nuestra escuela, para nuestros niños y niñas, para nuestras familias y para todos y todas. El primer golpe fue duro, en  todos los sentidos (emocional, físico, psicológico…) pero sin duda, si algo hemos aprendido y así enseñamos en Giorgeta es que no es más fuerte el que no se cae nunca sino el que se levanta más rápido y se adapta mejor a las nuevas circunstancias. 

Y vaya con las circunstancias, las peores en muchos años. No había tiempo para estar por los suelos, deprimirse o esperar a los nuevos acontecimientos. Como dice nuestra directora “era el momento de elegir y demostrar quiénes éramos, espectadores de las malas noticias diarias o actores principales, combatiendo en nuestro terreno para ayudar y colaborar con todas las familias que nos necesitaban en momentos tan duros”.

Y así fue, primero teníamos que levantarnos todos nosotros, lo más rápido posible, golpeados también por las circunstancias y la realidad, en una montaña rusa de emociones. Para ello hemos querido hacer de la resiliencia nuestra bandera, esa capacidad para adaptarse positivamente a circunstancias adversas y poder aprender a sacar lo mejor de uno mismo en situaciones extremas, especialmente cuando los maestros y maestras tenían una responsabilidad tan grande.

De esta manera y en primer lugar, buscar las mejores vías de comunicación para ayudaros a todos y todas era primordial. Un reto más, dar un gran paso hacia delante a nivel tecnológico y reconvertirnos para coordinar apoyos a nuestras familias, niños y niñas. Y se consiguió, en una semana estábamos funcionando con Zoom y Skype, contactando con todos vosotros y vosotras, planificando actividades, elaborando vídeos, creando retos a través de redes sociales… y lo más importante: viéndonos las caras para poder recuperar algo de felicidad, ilusión y poder así apoyarnos también a nivel emocional, tan importante en estos meses complicadísimos. Verdaderamente no era lo más importante cuántos conocimientos podíamos transmitir a nuestros alumnos y alumnas sino cuánta felicidad e ilusión éramos capaces de generar en cada familia.

  En esta tarea continuamos, el motor de la ilusión sigue en marcha en Giorgeta, preparando el próximo curso y ese mágico momento en el que volvamos a vernos. Este magnífico equipo humano sigue dando el máximo y contribuir con nuestro granito de arena a superar esta crisis sigue siendo el principal objetivo y sí, os lo volvemos a decir: “Sois nuestros héroes”, familias, niños y niñas. Madres y padres teletrabajando o en ERTE, con los hijos e hijas en casa, reconvertidos a profesores, aprendiendo nuevas tecnologías a pasos acelerados, confinados y un largo etc…. Los resultados de esta labor conjunta tan maravillosa no podremos cuantificarlos pero  deseamos que nos haya hecho mejores y más fuertes. Mil gracias por todas las palabras de ánimo recibidas a través de vuestros mensajes y llamadas.

¡Nos vemos muy pronto!

 

[Total:1    Promedio:5/5]
Recent Posts

Leave a Comment