Rabietas niños y consejos para superarlas

 In Artículos de Interés
[Total:1    Promedio:5/5]

¿Estás familiarizado con las rabietas niños y cómo atajarlas? Debes saber que las rabietas en niños son comunes. Se trata de un estado de impaciencia y enfado propio de los pequeños, especialmente en su segundo y tercer año de vida. De acuerdo con los expertos, estos comportamientos descontrolados surgen por la dificultad del niño a expresar sus emociones insatisfechas, debido a que se encuentran en una etapa de exploración y conocimiento de su “yo” y de su entorno más próximo.

Respecto a la edad, los berrinches pueden aparecer a cualquier período. No obstante, son más frecuentes las rabietas en niños de 2 años. Éstas pueden continuar produciéndose un par de años más. Lo normal es que las rabietas en niños de 3 años vayan dando paso a otro tipo de fases características de la niñez.

Existen muchas causas que pueden desatar las rabietas en niños, algunas de las cuales pueden ser llamar la atención del adulto, desear lo que no es suyo, tratar de mostrar lo independientes que son o sentirse cansados y frustrados. Tratan de llamar la atención por prácticamente cualquier motivo.

En centro de Educación Infantil Giorgeta sabemos todo lo que esto supone. Al tratar con niños y niñas de estas edades sabemos perfectamente el tipo de trato y el tipo de formación que hay que poner en práctica. Por ello, hemos dedicado este texto a instruir acerca de rabietas niños y consejos para superarlas. Estos son algunos que, trabajados adecuadamente, seguro que te resultan beneficiosos en la educación de tus hijos e hijas:

  • Conservar la calma: Aunque a veces parece imposible, es importante que los adultos mantengan el control de sus propias emociones. Existen muchas situaciones en las que las rabietas en niños pueden llegar a ser bastante molestas e incluso sonrojantes. Mantén la calma en todo momento.

 

  • Mantener la autoridad: Es primordial que el niño entienda que mediante las rabietas no va a conseguir lo que quiere. Debes ser firme para hacerle entender que esos comportamientos no le llevarán a conseguir aquello que quiere.

 

  • Mantener el respeto mutuo: El adulto debe de hacer entender al niño que sólo lo escucharán si se calma. Solo con el ejemplo se educa.

 

  • Hablarle con firmeza y a los ojos. El contacto visual es realmente importante. Una actitud firme y directa repercutirá en que el mensaje sea totalmente efectivo.

 

  • Esperar que se tranquilice solo: Si después de intentar conciliarlo no se obtiene algún resultado, debemos dejar que el niño se desahogue solo. Tras manifestarle que esa actitud no es la correcta, que recapacite solo puede ser muy efectivo. Y es que hay veces que darles un tiempo para que reflexionen por su cuenta es más beneficioso.

Esperamos que estos consejos os sean de ayuda para lograr controlar estas rabietas en niños. Cada maestrillo tiene su librillo, pero siguiendo estas pautas una reeducación basada en el respeto es posible. Recuerda que la educación infantil es fundamental y supone los cimientos de toda su futura formación.

Esperamos que este texto os ayude en todo lo que respecta a rabietas niños y cómo atajarlas.

Recent Posts

Leave a Comment